sábado, 16 de diciembre de 2017

Como en una aparición

Así se siente uno al ver un enorme y frondoso acebo (Ilex aquifolium) enmedio de un horrendo monocultivo de eucaliptos (Eucalyptus globulus).

viernes, 15 de diciembre de 2017

Las últimas libélulas.

Hay algunas especies de odonatos que en Asturias tienden a aprovechar hasta el último momento del otoño.
Entre las libélulas, Sympetrum fonscolombii es el prototipo de libélula que se ve hasta mediados-finales de noviembre. Este macho lo vi en el Cabu Peñes, Gozón.










Entre los caballitos del diablo, Lestes viridis aguanta por la campiña asturiana hasta mediados de noviembre sin problema, este macho estaba en el Embalse de San Andrés, Gijón.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Centollo en el Arbeyal

Aprovechando la supermareona en la Playa del Arbeyal, bajé a recolectar microconchas de moluscos, ya que esta playa, es junto a la de Poniente, la mejor de Asturias para proveerse de estas microconchas con las que pasar horas y horas de diversión con la lupa binocular.
Lo que no me esperaba ver es a este centollo (Maja squinado) varado entre las rocas y cubierto de margaritas (Nassarius incrassatus).






No me acerqué demasiado para no molestarlo, aunque es posible que estuviese muerto recientemente o como decimos en Asturias del marisco, "mareado". Abandoné rápidamente la posición para evitar la curiosidad natural de los paseantes cuando te ven cámara en mano mucho tiempo, ya que pocas personas se resistirían a llevarse este manjar a casa.






Es que El Arbeyal siempre trae sorpresas con la marea baja.

martes, 12 de diciembre de 2017

Pajareando por cabo Busto el mes pasado.

Coincidiendo con una entrada masiva de paseriformes invernantes, disfruté mucho casi sin alejarme del faro del Cabo Busto.
Algunas aves era la primera vez que las veía aquí, como los 5 herrerillos capuchinos (Lophophanes cristatus) que había entre los pinos. En los mismos árboles, un buen bando de carboneros comunes, herrerillos comunes y carboneros garrapinos. Páridos a montón.







Sin duda los más abundantes aquel día los pinzones vulgares (Fringilla coelebs).













Entraban por cientos desde el Norte de Europa, igual que los muchísimos y muy agotados y confiados petirrojos (Erithacus rubecula) que pasarán el invierno aquí.











Cientos también los bisbitas pratenses (Anthus pratensis) que salían de los praos...










...de los matos...














...y de las copas. Por todas partes.






En el propio faro se veían muchos busardos ratoneros (Buteo buteo), muchos de ellos también vienen a pasar el invierno.







Lavanderas blancas (Motacilla alba) también por decenas.









Mosquiteros comunes (Phylloscopus collybita) también reclamando casi en cada árbol.












También los abundantes zorzales comunes (Turdus philomelos) reforzaban en mucho la población de aves locales.












Los pájaros sedentarios y casi conocidos ya ejemplar por ejemplar tampoco me fallaron al encuentro, como el acentor común (Prunella modularis).










Colirrojos tizones (Phoenicuros ochruros).












Cornejas negras (Corvus corone).













Verderón común (Chloris chloris).










Mirlos comunes (Turdus merula).









Escribanos soteños (Emberiza cirlus).














O gorriones comunes (Passer domesticus). Un buen mogollón, vamos.













Un lugar perfecto, incluso si no te gustan los pájaros.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Invasión de pinzones

A principios de noviembre vivimos en la campiña asturiana una entrada de pinzones a gran escala, miles de pinzones vulgares (Fringilla coelebs), acompañados por decenas de pinzones reales (Fringilla montifringilla).


En la isla del Sablón, en la ría del Nalón, contamos cifras por encima de los 1.000 ejemplares en una hectárea, un reagrupamiento tras entrar desde el Norte de Europa, y antes de redistribuirse por toda la Península Ibérica que hace que se llenen las rastrojeras de estos fringílidos.




Cuando finalmente se asientan en el suelo, llenan los terrenos en barbecho con su reclamo, como veis en este vídeo, talmente parece una plaga bíblica.












Es muy prestoso estar enmedio y que te rodeen tantos cientos de pájaros.














Contra lo que pudiese parecer, en el frenesí hay tanto movimiento que llegar a sacar una buena foto de la situación es casi imposible.












Esta isla plantada de maíz, y bordeada de vegetación palustre y de ribera, es ideal para ser ocupada en invierno por pájaros invernantes, y en verano la ocupan reproductores escasos en Asturias como el carricero común.










Cuando cada vez es más difícil ver nubes de pájaros, ser testigo de una entrada de estas magnitudes es toda una maravilla para los sentidos.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Escribanos palustres

A principios de noviembre me encontré en el mismo día con varios grupos de escribanos palustres (Emberiza schoeniclus). A los primeros los vi en la charca del Cabo Busto.











Y al otro grupo, en la isla del Sablón, en la desembocadura del río Nalón. Aunque sería más acertado decir que oí a muchos más que vi, el canto es tan particular que no ofrece duda a la hora de identificarlos.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Zorros de otoño.

Buena época para los zorros (Vulpes vulpes), hay mucho fruto, los ratones están gordos para pasar el invierno, y los zorros se van poniendo muy guapos, como este del Cabo Busto.

A unos pasos de mí, levantó la cabeza, saludó y se fue.







Este otro de la vertiente leonesa del Puertu Ventana estaba lo suficientemente lejos como para pasar completamente de mí, e ir a lo suyo (cazar topillos).











Gracias al ultrateleobjetivo pude disfrutar de sus andanzas durante un buen rato.













Con la llegada del gran frío será más difícil verlos, pero estarán todavía más guapos con su pelaje de invierno.












jueves, 7 de diciembre de 2017

Una oruga vistosa

Nos encontramos por La Pesanca (Piloña) una oruga muy llamativa. Se trata de la polilla Calliteara pudibunda.
La dejamos tranquilamente entre las hojas.
Teniendo en cuenta que nos la encontramos terminando octubre, eran unas fechas muy tardías.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

De nuevo la gaviota piquituerta con nosotros: va tirando.

Nos encontramos César y yo a la gaviota sombría (Larus fuscus) que ya encontramos el año pasado con un pico muy deforme.











Como veis, la deformidad consiste en un pico torcido y girado que hace una tenaza muy poco funcional.











Cuando la vimos el año pasado tenía este aspecto:
como veis, apenas ha cambiado de una año para otro.











Y este es el problema, en esta foto de este año, veis que el plumaje está desaliñado pero intacto.
Tiene que resultarle muy difícil mantenerlo en buen estado con ese pico, pero con todo, ha sobrevivido un año más, volvió esta primavera al Norte, y ha vuelto al Sur en otoño. Son duras estas gaviotas.







Por estas fechas el año pasado, presentaba un plumaje de 2º invierno, que ha mudado este año a 3er invierno: la gaviota progresa, pero  queda por ver si será capaz de criar, suponiendo que sobreviva. Los expertos, ya que se encuentran muy pocas adultas con el pico torcido o deforme, consideran que, o bien mueren antes de llegar a adultas, o mudan la ranfoteca, la parte carnosa del pico, antes de llegar a adultas (se ha demostrado con ejemplares anillados), por esto es importante seguir a estos ejemplares inconfundibles, y ver cómo evolucionan Por ahora esta gaviota va saliendo adelante.

martes, 5 de diciembre de 2017

Martines pescadores

Ya hay unos cuantos martines pescadores (Alcedo atthis) entre el Parque Isabel y el Rinconín de Gijón.

Les da igual el parque y sus charcas...






...que las rocas del Rinconín.















Hay unos cuantos, algunos machos...














...y algunas hembras.














Nos amenizarán el invierno con sus peleas y chillidos sobre las charcas del parque.