martes, 20 de febrero de 2018

Dos playas deliciosas bien diferentes

Mi concepto de playa deliciosa hace que haya playas que lo sean parcialmente, dependiendo del momento.

Por ejemplo, la playa de San Lorenzo de Gijón, en el momento en el que saqué esta foto, estaba plenamente deliciosa: en medio de una tormenta, anocheciendo, vacía de gente y de perros, llena de gaviotas. En esas circunstancias, San Lorenzo es inigualable, y mítica en mis pensamientos.

La pequeña playa de Viodo, muy diferente, en Gozón, sin ser una playa demasiado atractiva, y pese a estar por desgracia, bastante sucia, cuando baja la marea se prolonga desde la base del acantilado contiguo en dirección a Llumeres, y se forma una gran superficie muy gozosa, y llena de matices pictóricos, y así, está absolutamente deliciosa.










jueves, 8 de febrero de 2018

Gaviotas cáspicas en el Musel

Pude ver 2 ejemplares de gaviota cáspica (Larus cachinnans) a cual más guapa.













Esta gaviota, en general, es bien guapa, pero tuve además la suerte de encontrarme con 2 aves particularmente hermosas.










Patilarga, de cabeza muy blanca, pechugona, ojo pequeño y oscuro, pico precozmente bicolor, secundarias y terciarias muy claritas y practicamente sin ajedrezado.











Los "subarus", la boa en el cuello y el pico largo, paralelo y con poco gonis terminan el conjunto. Una preciosidad potente.











En el vídeo unos cuantos fotogramas de esta gaviota tan espléndida.














A escasos metros, otra compañera, mucho más esbelta ¿una hembra?













Otro 1er invierno, un bellezón, con el ojo achinado, líneas generales más finas pero características similares a las descritas anteriormente, quizás más marcado el ángulo gonial.









La longitud de las tibias, asombrosa. En general, 2 gaviotas muy interesantes.


miércoles, 7 de febrero de 2018

Más colimbos grandes

Sigue un ejemplar de colimbo grande (Gavia immer) en el Musel, en principio parece estar en perfecto estado.










Pescando...













...comiendo...










...sacudiéndose un poco...












...y remoloneando bastante. Vamos, cosas de colimbos.










En la cercana playa del Arbeyal pude ver otro ejemplar, muy lejano.











No es para tirar cohetes, pero hay varios colimbos grandes por la costa asturiana, y es buena señal después de 2 años apenas sin ellos. Aunque pensando que era bastante común tener en la bahía de Gijón simultaneamente a los colimbos grande, ártico y chico, da un poco de pena.












martes, 6 de febrero de 2018

Gaviota groenlandesa en el Musel (II)

Pues el otro ejemplar que pude ver por el Musel era más oscuro, más sucio, y lo peor, más tímido, así que no posó como yo hubiese querido, pero con todo estuvo muy bien eso de ver nada menos que 2 gaviotas groenlandesas (Larus glaucoides) en la misma mañana.









Nunca había visto 2 de estas monadas por Gijón, sí por Galicia, y es increíble lo diferentes que son unos ejemplares de otros.












Si os fijáis en mi última entrada veréis que, siendo las 2 de la misma edad, se parecen en poco.














Espero que sigan aquí este buen invierno que estamos teniendo y mucha más gente las pueda disfrutar.

domingo, 4 de febrero de 2018

Gaviota groenlandesa en el Musel (I)

2 ejemplares de gaviota groenlandesa (Larus glaucoides) estoy viendo estos días por el puerto gijonés del Musel. Empiezo con este ejemplar más claro.











Un 1er invierno precioso, muy claro y de plumaje muy limpio.












No sale mucho del agua, y tiene una distancia de seguridad grande.













Observa desde los tejados, ahí está más tranquila.














Da gusto tener un invierno normal y que vayan llegando aves del Norte a pasar el invierno en Gijón, y sin duda, unas de las aves que más ganas tenemos todos de ver son las gaviotas blancas.









Hasta 5 ejemplares de estas 2 especies de gaviotas tan norteñas y espectaculares se han visto en Gijón. Que no decaiga.

miércoles, 31 de enero de 2018

Gavión hiperbóreo en el Tostaderu de Gijón

A medio camino entre el Rinconín y la playa de San Lorenzo, me encontraba casi casi batiendo mi record de anillas en este lugar cuando llegó Nacho Vega y me contó a voces desde arriba (gracias, Nacho) que no podía andar lejos un gavión hiperbóreo (Larus hyperboreus).









Dicho y hecho, unos pasos más hacia el río Piles, allí me encontré a este 1er invierno.











Un ejemplar oscuro y pequeño, creo que el más pequeño de la docena que habré visto en mi vida, ¿una hembra?












No se movió apenas nada, lo que impidió cambiar la composición de las fotos, pero nos permitió a César, que se unió enseguida, y a mí, comprobar lo bonito que era el patrón del plumaje.






Hacía unos cuantos años que no veía un hiperbóreo en la playa gijonesa, así que fue sin duda un gran momento.













Al contrario que otros hiperbóreos muy agresivos y dominantes, éste hizo caso omiso de las cientos de gaviotas que lo rodeaban.













Volví enseguida a lo que me había traído allí, que eran las gaviotas cabecinegras y sus docenas de anillas, pero desde luego no todos los días se tiene el gustazo de ver las gaviotas blancas en tu propia zona local de pajareo.










Bueno, realmente sí, porque al día siguiente también vi a la gaviota groenlandesa, pero eso va a ser otra historia.


sábado, 27 de enero de 2018

Zampullín cuellirrojo (II): En Poniente.

Pues sí, volví a ver al zampullín cuellirrojo (Podiceps auritus) en Poniente, tal y como me dijo Jorge, esta vez estaba muy lejos, en el centro de la lámina de agua, pero con un poco de paciencia, acabó acercándose.












Guapo bicho que sería una maravilla que nos visitase cada invierno.












Al final de la tarde, casi sin luz, se fue a alta mar.














La playa de Poniente está casi en el centro de Gijón, pero es la menos inexplorada de las 3 grandes playas de Gijón, y eso que suelen aparecer rarezas bastante curiosas.

Quizá sea en venganza por la desaparición del gran pedrero que había aquí antes de hacer esta playa artificial, pero no es una playa muy frecuentada por los amantes gijoneses del pajareo.














martes, 23 de enero de 2018

Colimbos grandes en el Musel

Llevan unos cuantos días 2 colimbos grandes (Gavia immer) inmaduros en el puerto gijonés del Musel.












Después del invierno pasado que fue malísimo en colimbos en Asturias había muchas ganas de echarles el diente a estos colimbos, y al menos tenemos el placer estos días de disfrutarlos desde muy cerca.






A pesar de la lluvia y de la mala luz, tener un gigantón de estos al lado sigue siendo bastante impresionante.









Al otro ejemplar que pululaba alrededor lo perdí enseguida de vista, pero a este, sin límite de tiempo por lo tranquilos que estábamos los dos, sólo me queda darle las gracias por el buen rato.







lunes, 22 de enero de 2018

Gaviotas canas en Gijón

Aunque han llegado menos que el año pasado, sigue habiendo alguna gaviota cana (Larus canus) por Gijón, alegrando un poco el apabulle de las gaviotas cabecinegras y reidoras. La edad más difícil de ver es la adulta.










Después, las subadultas, como este 2º invierno.












Y lo más normal es encontrarse a las de 1er invierno, con combinaciones de plumaje más o menos evolucionado.











La mayor concentración que he visto este invierno (por ahora) es de 5 ejemplares.













Lejos de las 14 que se llegaron a ver, y además juntas, el año pasado. Pero bueno, que no falten.

sábado, 20 de enero de 2018

Zampullín cuellirrojo (I): En Luanco.

Aprovechamos que estaba todo el mundo en la cabalgata de reyes para ir mi hijo y yo al puerto de Luanco a buscar al zampullín cuellirrojo (Podiceps auritus) del que me habían enseñado buenas fotos varios amigos.











Efectivamente, no tardó en aparecer, aunque al principio nos dio la espalda.


















Pero esta vez tuvimos suerte y se nos fue acercando poco a poco.








Ya a esta larga distancia es un ave hermosísima, con unos colores y líneas tan contrastados que pese a la cercanía al zampullín cuellinegro, resulta del todo inconfundible.









Pero fue cuando se nos quedó a unos 10 metros de distancia cuando de verdad lo disfrutamos.















Una maravilla, mostrándonos ese ojo rojo sangre. Si le ves a simple vista la pupila negra es que estás muy muy cerca.
Había visto en invierno otro ejemplar en Gijón, y algunos más diseminados por el Cantábrico hace más de 5 años, pero ninguno tan cercano.








Que no llamen a engaño las fotos: siempre se mantuvo más tiempo debajo del agua que encima.











De hecho, la foto más frecuente es ésta...










Como veis en este minivídeo, duraba en la superficie del agua lo que dura una ráfaga de la cámara.