domingo, 25 de septiembre de 2016

Gaviotas patiamarillas de primavera

Terminado el verano, pongo unas cuantas fotos identificativas de gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) tomadas en el Parque Isabel de Gijón durante esta primavera.

Tened en cuenta que infalibilidad dicen que sólo la tiene el Papa...es técnicamente imposible no meter la pata por la gran variabilidad.

Empezamos con 1os inviernos (2cy).





Este ejemplar, a pesar de su mascara periocular y de unas terciarias de libro para pati, tiene aspecto compacto, y las anclas de escapulares y el ajedrezado de coberteras alares talmente parecen de argentea.









































En resumen, para diferenciarla de sombrías y de patis de otras edades, cabeza bastante blanquita, pico de gonis potente y en principio monocromático, terciarias apenas con un borde irregular blanco, ajedrezado con más pardo que blanco en coberteras, anclas bien formadas en escapulares sin plumas todavía mudadas a gris, patas grises, primarias apuntadas y sin noticias de espejos.






Psasmos a los 1os veranos, siguen siendo 2cy, pero ahora notamos, hay que decir que muy variable en cada gaviota, el inicio de la muda, y sobre todo, un desgaste brutal de las plumas de vuelo, que hace que aparentemente desaparezca el dibujo en coberteras, y vayan mudando primarias y apareciendo plumas más maduras en el dorso.






Ejemplares rotundos como este empiezan a tener una pose "adulta", y ya aparentan el plumaje de 2º invierno.






















































Ejemplares sucios como este, y con un desgaste tan grande pueden hacernos caer en la confusión, ya que simulan ser sombrías. Es difícil.

























Nunca volverán a tener un plumaje tan clarito como ahora, y eso puede hacer que se nos pasen argenteas de 2 invierno que pueden perfectamente parecerse mucho a ejemplares como éste.







































Empezamos con los 2os inviernos (3cy).














Picos decididamente bicolores con culmen marfil, a veces mudas de plumas del dorso muy evidentes, otras no tanto. Las patas van cambiando a un gris rosáceo, las caras se despejan aún más de moteados, los iris se aclaran, las terciarias van adquiriendo moteado blanco, y las primarias se redondean, todavía sin espejos.








Avanzando un poco más, y de nuevo con criterios muy laxos, 2os veranos, parecidos a los anteriores, pero con un desgaste tal que desparece el moteado de cualquier parte del plumaje y adquieren un tono muy vaporoso, entre blanco y gris.








Los ojos, muy variables, como veis.


















Un 3er verano (4cy) como este ya presenta a grandes rasgos características de adulto, como unas patas amarillentas, el pico todavía amarillento, pero con gonis rojizo, un anillo ocular difuso, los primeros pequeños espejos en primarias, y un dorso en el que hay que fijarse para ver todavía algunas plumas con rasgos de inmadurez.








Y, finalmente, un 4º verano (5cy), un adulto seguramente capaz de actuar a nivel reproductor, pero que porta ciertos rasgos que todavía denotan su juventud, como el color tenue del pico con manchas negras, el color apagado de las plumas y la muda incompleta en señaladas plumas primarias y rectrices.



sábado, 24 de septiembre de 2016

Por Cabo Busto: Mariposas.

En abundancia, pero especies muy muy comunes, poca variedad.

De la familia pieridae, grandes cantidades de colias comunes, o mayores (Crolias croceus).
Un macho.











De la familia nymphalidae, también especies muy abundantes, como la loba (Maniola jurtina), creo que un hembra.












Todavía más frecuente es la mariposa de los muros (Pararge aegeria).













Y una de las licenas más vistas en la costa asturiana, la náyade (Celastrina argiolus). Una hembra.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Por Cabo Busto: Lavanderas boyeras y un falso rubescens que me hizo sudar.

Vimos un montón de lavanderas boyeras, así como una docena, que también debían estar de paso, ya que se juntaban creo que al menos 3 subespecies diferentes. No tengo la suficiente experiencia con subespecies no ibéricas como para aseverar, así que pido disculpas de antemano por los posibles errores. Ésta, por ejemplo, me parece una lavandera boyera centroeuropea (Motacilla flava flava). Aunque es difícil por la muda que hace perder color al amarillo tan brillante que disfrutaron en verano.



Es complicado, un simple cambio de luz hace que el mismo ejemplar parezca que cambie de sexo.















Esta otra también me parece misma subespecie, no me atrevo con el sexo.















De la subespecie flavissima, de las Islas Británicas, creo que al menos este ejemplar, posiblemente macho.










De este otro, simple sospecha.












De la subespecie iberiae, la mayoría de las aves presentes, como este macho.











O esta hembra.














Motacillidae es sinónimo de bichos complicados de clasificar. Entre los muchos bisbitas arbóreos (Anthus trivialis) que vimos, este ejemplar me sobresaltó, con su cabeza listada en chocolate, el tono general oscuro y el dorso sin apenas listas oscuras.









Se me disparó el corazón pensando en un rubescens, pero no era probable, y al mandar las fotos a gente con más ojo que yo, lo dejaron en un ejemplar anómalo de arbóreo. Otra vez será.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Por Cabo Busto: Cucos.

Hace un mes paseábamos desde el Faro a la playa de Bozo y nos encontramos con 3 ejemplares diferentes de cuco (Cuculus canorus): 2 machos y una hembra, que evidentemente debían estar empezando a pasar camino de África. El ejemplar que mejor se dejó retratar fue este macho.













La hembra pasó en vuelo, con su pecho rojizo.











El otro macho, más lejano, consumía orugas alrededor de los maizales, va a necesitarlas con un viaje de vuelta tan largo.

martes, 13 de septiembre de 2016

Mariposas de Trobaniello

Gran cantidad, aunque poca variedad, la más bonita para mi gusto, la sofía (Issoria lathonia). Creo que un macho.










Si no me equivoco y esto es una hembra, vemos su color, más apagado que la anterior.










Otra ninfa bien bonita, la saltacercas (Lasiommata megera).

















Qué complicado es fotografiar mariposas cuando sopla el viento...Lassiommata maera, pedregosa.







Esta otra especie fui incapaz de fotografiar su anverso, y lo que vemos aquí es bien sombrío, es una banda acodada (Hypparchia alcione).














Una discreta ninfa de Esper (Coenonympha dorus).















Y muchas erebias cantábricas (Erebia palarica).












De licenas, poca cosa, algunas canela estriada (Lampides boeticus), en este caso creo que una hembra.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Por Trobaniello

Parece increíble que llevando media vida pateando monte por Asturias, no conociese la Ermita de Trobaniello, pero así era, y nos propusimos hacer la fácil ruta entre el Puertu Ventana y esta guapa vega, a caballo entre Quirós y Teverga, y con unas vistas impresionantes.

Una vez llegados, subiendo unos metros a la Oxa, vemos desde este punto, de izquierda a derecha, dominando una amplia panorámica, que incluye la zona del Campu Faya, las estribaciones más norteñas del Macizo de Ubiña, el Puertu ventana, el Ferreirúa, y ya enlazando con el Cordal de la Mesa, Los Bígaros en Somiedo.



Si miramos al Norte, no es menos interesante, con la inmensa Peña Sobia, el Aramo en segundo plano, y el entronque con la panorámica anterior.

Tirando de teleobjetivo, vemos el Aramo, en concreto la vertiente Este.

Ampliando aún más, una vista del Gamoniteiru y la Xistra.











Las vistas son interminables, y si nos fijamos un poco, tenemos mucho más lejos los Picos de Europa, con la Peña Santa de Castilla, en el Macizo Occidental, dominando toda la panorámica.








El Ferreirúa, la cima más alta de Teverga, cerca de los 2.000 msnm, hace de divisoria al Este del valle de Teverga, y marca la dirección del gran subcordal que avanza por La Mesa hacia Somiedo.








De vuelta al inicio del recorrido, un último vistazo sobre Trobaniello, con el Peñón de Ventana al fondo.

















Y los rebordes de la Vega de Socellares asomando tras el Rebollosas y la Cuesta Agria.











Un paseo tan fácil como bien rodeado de algunas de mis montañas más queridas.